EL PRESUPUESTO PÚBLICO PARA EL CAMPO, LA SADER Y EL CAFÉ

29 de julio de 2019. Texto tomado de la Coordinadora Nacional de Organizaciones Cafetaleras (CNOC). El 27 de julio se dieron cierres de carreteras en varias regiones del país por grupos de campesinos y productores más grandes demandando que se dieran más recursos a la SADER y se agilizara la entrega de algunos programas. Se señalaba en un desplegado que la ahora SADER había recibido 105 mil millones de pesos en el 2015 y se tenia una reducción a 63.0 millones en el 2019.

En el Gobierno de Peña Nieto se dio un endeudamiento público de casi unos 700 mil millones de pesos cada año además de que al aumentar las tasas internas de interés, el pago de intereses de la deuda pública se elevo en casi 200 mil millones de pesos por año.

El nuevo gobierno manejo que ya no se tendría un aumento de la deuda pública y que se promovería un superávit fiscal del 1% del PIB lo cual serian unos 200 mil millones de pesos. Los recursos para los nuevos programas saldrían de reducción de salarios, ajustes a los gastos de operación de áreas del gobierno y cierre de algunos organismos.

Cabe señalar que en los primeros 7 meses del nuevo gobierno se tiene una desaceleración económica mundial que también influye en un menor crecimiento económico en México. Según varios reportes el crecimiento económico anualizado actual no rebasaría el 1.5% y se atribuye a menor gasto público y menor inversión privada pero también influyen los factores externos. Otros señalan menos del 1.0%.

Hay señalamientos de que ante una situación como la actual, en que se pronostica incluso una recesión económica mundial, el gobierno debería ejercer mayor gasto fiscal incluso recurriendo a deuda pública moderada y que deben redefinirse las prioridades de gasto. Hasta ahora el gobierno se mantiene en una posición de austeridad, no mayor endeudamiento y que la prioridad son algunos programas de apoyo social. Para el primer semestre se dice que se tienen ahorros en el gasto público de alrededor de 150 mil millones de pesos.

En el caso del presupuesto a la SADER (antes SAGARPA) es importante recordar que la asignación de 115 mil millones de pesos en el 2015 se da en el año de elecciones para diputados y se da mucha desviación de recursos por las cuestiones electorales.

En ese año, solo en ASERCA con Baltasar Hinojosa se presento un adeudo de más de 13 mil millones de pesos, se genero una situación de mucha corrupción en la entonces SAGARPA y se entro en negociaciones con los llamados bloques campesinos y se asignaban cuotas de recursos de manera discrecional a un buen numero de organizaciones campesinas.

Para el 2019 se da un fuerte recorte de presupuesto a la SADER y al parecer se debió también a los conflictos entre el Secretario de Hacienda, Ursua y grupos ligados al partido gobernante por la disputa con el grupo Romo – Villalobos y otros. En la SADER se incluyeron nuevos programas que disminuyo aun mas los recursos para áreas como ASERCA, Sanidades y otros. Se quito el programa de apoyo a organizaciones campesinas y se termino la negociación de cuotas de recursos. Por otra parte se tiene la reestructuración de la SADER con la reducción de personal en los caders, distritos, delegaciones y a nivel nacional.

Otra cuestión es que algunos programas como el que era PROCAMPO y después PROAGRO, en lo que corresponde a apoyos al café, caña de azúcar y otros pasan a ser parte de los programas de Bienestar para la Producción que se coordinan también desde una área en Bienestar Social que depende más de la Presidencia.

Un ejemplo de lo que esta pasando es el caso del Programa de Café en que la Secretaria de Hacienda asigno 1480 millones de pesos y de la Presidencia decían que se apoyaría a todos los productores de café. De la Subsecretaria de Agricultura de la SADER se saco una convocatoria en el esquema del SUBICAFE, de apoyo para compra de planta, insumos y asistencia técnica y se presentaron solicitudes de unos 330 mil productores.

Posteriormente se decidió que el Programa lo manejaría otra Subsecretaria en la SADER en el esquema de Producción para el Bienestar. Se da un acuerdo entre las dos subsecretarias y la de agricultura manejaría lo de asistencia técnica y otros conceptos y la otra 1250 millones de pesos. Se manejaría un padrón de beneficiarios de hasta 250 mil productores con la depuración de los solicitantes del SUBICAFE y se darían 5000.00 pesos por productor. La depuración arrojo una reducción a 224 000 productores y muchos no tienen información de porque no se les incluyo.
Un problema es que según los nuevos lineamientos específicos para el Programa de Café, los beneficiarios tienen que estar en el Padrón de Bienestar que solicita sus propios requisitos y además le da facultades a los servidores de la nación para promover y validar a los beneficiarios.

Después de casi tres meses de forcejeos por el padrón de beneficiarios a utilizar, a fines de julio no se ha entregado ningún recurso a los productores del padrón acordado. Se maneja que se entregara el apoyo en agosto a través de las tarjetas de Bienestar Social.

Lo que se refleja, son las disputas de diferentes grupos al interior del gobierno federal, además la reestructuración de la SADER y los diferentes criterios para integrar los padrones de beneficiarios, que se cruza con el tema de que los apoyos serán directos a los productores y no deben participar las organizaciones.

En la movilización anunciada para el 17 de julio finalmente no se dio en niveles más amplios y desde la Presidencia se manejo que no se harían negociaciones para dar recursos a organizaciones y las prioridades en la SADER eran los nuevos programas y los pequeños productores.

Entre los que promovieron esa movilización estaban grupos de productores de maíz, tomate, sorgo y los Comités Agrícolas de Tamaulipas y Sinaloa y según la mayoría de los Sistema Producto además representantes de organizaciones campesinas que recibían cuotas de recursos y que están presidiendo ahora las comisiones de Agricultura en la Cámara de Diputados y Senadores.

Es claro que también están los intereses de empresas agroalimentarias que recibían subsidios, incluso funcionarios de la SADER que aspiran a manejar más recursos. Hay un amasijo de intereses que al final de cuentas llevan a un funcionamiento tortuoso y de retraso en el manejo de programas y entrega de recursos. Ahora se preparan otras movilizaciones y son de organizaciones campesinas que más han insistido y negociado en que se den cuotas y recursos de manera discrecional a través de las organizaciones campesinas.

Es claro que si se entra en una recesión económica mundial impactara en México y se tendría que dar mayor inversión pública, tendría que aumentarse el presupuesto a la SADER pero tendría que ir acompañado, de una reorganización del gobierno que lleve a una limpia en la SADER de funcionarios que participaron en la corrupción de gobiernos anteriores, quitar los privilegios y apoyos a las grandes empresas agroalimentarias y establecer una relación más clara y con reglas de manejo de los recursos con las organizaciones campesinas.

Debe darse una mayor institucionalidad publica, con funcionarios más profesionales y eficientes desligados de los grupos económicos y políticos. No sería conveniente que por las presiones de organizaciones se regrese a la entrega de cuotas de recursos, pero tendría que considerarse a las figuras económicas que han manejado bien el recurso. En el café es necesaria una mayor coordinación de la SADER, Bienestar Social, SEMARNAT, relaciones Exteriores y otras para tener un plan unificado para la cafeticultura, que debería ser acordado con la Comisión Gremial del Sector Productor.

Un punto central debe ser el fortalecimiento de las asociaciones de productores para que cuenten con mejores condiciones para acceder a los mercados de mayores precios. Es necesario conocer y evaluar lo de cuantas nuevas hectáreas con café se promueven desde el Programa “Sembrando Vida” y en particular si se apoyaran decenas de miles de hectáreas con café robusta en base a los intereses de la empresa Nestlé. Si continúan los bajos precios del café se tendrá una situación más crítica, mayor inconformidad de los productores por lo que es muy importante el dialogo y acuerdos del gobierno federal con el sector productor de café para enfrentar conjuntamente la problemática del sector

Sé el primero en comentar en «EL PRESUPUESTO PÚBLICO PARA EL CAMPO, LA SADER Y EL CAFÉ»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*