El Ahuili en Xalpatláhuac entre el Toro Cuetlaxtli, tamales, mojigangas y banda de viento

El festejo del carnaval en la cultura nahua de la cabecera municipal de Xalpatláhuac se da entre el tequila, los tamales, mojigangas y el Toro Cuetlaxtli que presentan a los principales, mayordomos, sacerdotes, al Tlayakanky Celso Alejandro García Melgarejo y al presidente Rosendo Larios Rosas.

El festejo del ritual del Carnaval en los nahuas inició hace ocho días con el recorrido del Toro Cuetlaxtli por cada una de las 28 mayordomías de los santos que hay en la cabecera municipal desde las pequeñas hasta las grandes.

El domingo de Carnaval o el Ahuili en náhuatl que significa el juego o la fiesta en que participan los pobladores previó al inició de la Cuaresma Cristiana y el Miércoles de Ceniza sirve para que las mayordomías acudan al ayuntamiento municipal, donde tiene su espacio el Tlayakanki, máxima autoridad comunitaria a entregarle el presente que consiste en botellas de tequila adornadas, cerillos, cigarros, refrescos, collares y tamales de chile crudo o carne cruda envueltos en hojas de totomoxtli.

El corredor del ayuntamiento es el escenario del ritual de Carnaval. Ahí acomodan las sillas y mesas donde se sientan los principales, los mayordomos, las autoridades municipales como regidores, directores y señoras de la junta católica, en su mayoría ancianos.

La cita es a las dos de la tarde en que llega cada mayordomo con su comitiva y familia, llevando en ollas los tamales, cadenas de flores, confeti y las botellas adornadas. Uno a uno es llamado por el secretario el secretario del Tlayakanky, Luis Hernández Martínez quien listado en mano nombra el santo y el nombre del mayordomo quien entrega la botella, cerillos, cigarros y le echa confeti al Tlayakanky y de ahí se sigue con el resto de la gente.

El resto de mayordomos espera formado hasta que le toca su turno y concluyen las 28 mayordomías.

Hace su entrada, en medio de la banda de viento, el Toro Cuetlaxtli, que no es más que la representación de un toro que hacen con su cuero, lleva unas letras del Carnaval 2019 y su nombre. Lo bailan jóvenes. Uno lo carga y dos enfrentan sus embates de los cuernos, envolviendo sus manos con sarapes o cobijas. Lo retan una y otra vez.

El Toro Cuetlaxtli sube a donde están los principales, mayordomos y autoridades municipales. Se acerca para topar su cabeza con el de la persona, sea hombre o mujer. Recibe la bendición del sacerdote Mario Campos, después de topar con su cabeza. Se retira para seguir bailando.

Es hora de compartir lo obsequiado por las mayordomías. Se inicia con la repartición de los tamales, platos van de mesa en mesa. Se distingue que fueron hechos de manos diferentes: unos son de masa blanca y morada; unos se ven más rojos al ser de chile y otros de jitomate rellenos de carne de puerco. La ración es abundante. Va acompañado del refresco.

Tras la comida inicia la repartición de la bebida. De mano en mano pasan los vasos llenos de tequila, los refresco para brindar por la fiesta y el trabajo de los mayordomos de las fiestas tradicionales y de los de las cofradías del Tercer viernes, con el Señor Santo Entierro; el Cuarto Viernes.

Después de compartir los tamales de chile crudo o carne cruda envueltos en hojas de totomoxtli con todos los presentes inicia el baile al ritmo de la banda de viento, el torito y dos mojigangas que son dos hombres disfrazados de mujeres para la fiesta y cubiertos de sus rostros con un pañuelo sacan a bailar a las mujeres.

Poco a poco los presentes se contagian de la música de la alegría del Ahuili y la plaza se llena. El torito baila, es su ultimo día, será sacrificado la tarde siguiente. 1 Light Acc

Sé el primero en comentar en «El Ahuili en Xalpatláhuac entre el Toro Cuetlaxtli, tamales, mojigangas y banda de viento»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*